Uncategorized

Facebook, la vía preferida para registrarse en una web

Una mayoría de usuarios opta por el registro a través de una red social que mediante el típico formulario
Una mayoría de los usuarios de internet prefiere registrarse en una página web a través de su perfil en una red social como Facebook o Twitter que hacerlo mediante el típico formulario de registro que suele utilizarse para entrar en determinados sites. Así lo pone de relieve un estudio estadounidense, que arroja que a tres cuartas partes de los encuestados no les gusta tener que rellenar un cuestionario para darse de alta en ninguna web.

La encuesta, que se ha realizado entre una muestra de 657 usuarios, concluye que aquellos que optan por rellenar esos formularios suelen aportr datos erróneos y un 45% abandona la web y no vuelve más en caso de haber perdido el usuario o la contraseña. En cambio, los internautas se muestran más favorables a registrarse mediante sus perfiles personales en plataformas con Facebook o Twitter por ser la fórmula más cómoda y rápida.

El 66% considera que las empresas deberían ofrecer la posibilidad de este tipo de registros y un 42% cree que mejoran la imagen de éstas. Asimismo, un 55% de los participantes en el estudio asegura que volverán a aquellas páginas que les reconocen de forma automática como usuarios y no deben volver a registrarse.

Fuente: abc.es  http://www.abc.es/20110209/medios-redes/abci-registro-redes-sociales-formulario-201102091616.html

Anuncios
Estándar
Uncategorized

Marketing: Velocidad web y conversión

Desde hace tiempo Google insiste en que la velocidad de carga de la página es un factor clave de calidad de una web. De hecho ha creado una estupenda herramienta para medir la velocidad de la página la cual hace sugerencias de optimización.

El usuario online exige instantáneidad y psicológicamente tenemos parametrizados unos límites de tiempo que no podemos superar sin arriesgar que se nos caiga en picado la conversión (fuga de usuarios).

He querido recordar en este post algunos datos para aquellos que los hayan olvidado.

Como dice Jackob Nielsen en un post de 2010 (aunque hace ya más de 13 años que lo viene diciendo) el factor velocidad tiene dos parámetros claves a tener en cuenta:

a) Limitaciones humanas. Hace referencia a cómo la lentitud puede ser un factor limitativo en el ser humano al tener que retener en la memoria aspectos de navegación, normalmente vinculados a usabilidad, estando demostrado limitaciones importantes en este sentido (los ratios de conversión y clic bajan de forma proporcional a la dificultad de alcanzar el botón o proceso de Call To Action).

b) Limitacions aspiracionales. Hace referencia a que la velocidad es un factor que psicológicamente puede crear rápidamente frustación al tener una expectativa de respuesta rápida en la mente, del mismo modo de cuando nos hacen esperar en una sala de espera en la administración o existe un retraso en un vuelo… lo negativo surge en nuestra mente rápidamente 🙂

Más allá del impacto (negativo) en la marca que produce una web lenta, Nielsen  da tres cifras claves:

0.1 segundos. Es el tiempo de respuesta dentro del cual el usuario percibe que su acción/reacción ha sido fruto de su manipulación, es decir, él controla la situación. A más tardar dicha percepción se va perdiendo y la percepción de control de va disipando, pasando del usuario al ordenador, siendo la computadora la que, en casos de lentitud notable, es claramente quién lleva el control del usuario, el cual queda a expensas de lo que la computadora haga.

1.0 segundos. Hasta el primer segundo el usuario percibe que todavía controla la situación y la experiencia/interacción con la web.

10 segundos. La paciencia del usuario entra en el intérvalo de los 10 primeros segundos. Detecta anomalía en el funcionamiento de la web, pero todavía esta viviendo la experiencia de navegación. A partir de los 10 segundos la mente del usuario empieza a pensar en otras posibles acciones a ejecutar mientras la página o proceso responde.

En tecnología se describe el tiempo entre inicio de un proceso y el tiempo en dar respuesta con el nombre de latencia (latency). Aquí tenéis un buen comentario (en inglés) sobre este concepto.

Algunos datos más…

Amazon descubrió que cada 0,1 segundos de más en latencia de su web le costaba perder un 1% en ventas.

Google descubrió que .5 segundos extras en dar respuesta le caía el tráfico un 20%.

Se calcula que un broker puede perder hasta 4 millones de dólares por milisegundo si su plataforma de trading es 500 milisegundos más lenta que sus competidores.

Según un estudio de 2010 de Mozilla, el incremento en 1 segundo del tiempo de carga de las páginas web hacía reducir sus conversiones en un 2,7%

En 2009 algunos estudios reveleban que los usuarios percebían como normal la carga de una página web dentro de los 2 primeros segundos… en 2011 ésta no debe superar el segundo.

Por último, os dejo algunos enlaces al respecto interesantes:

Como reducir el tiempo de latencia, por Nati Shalom
Google y Bing coinciden: las webs lentas hacen perder usuarios, de Brady Forrest

Por último, y ya más a nivel técnico, os dejo aquí (en inglés) las 14 reglas de Steve Souder para mejorar la velocidad de una página:

1. Make fewer HTTP requests

2. Use a CDN

3. Add an Expires header

4. Gzip components

5. Put stylesheets at the top

6. Put scripts at the bottom

7. Avoid CSS expressions

8. Make JS and CSS external

9. Reduce DNS lookups

10. Minify JS

11. Avoid redirects

12. Remove duplicate scripts

13. Configure ETags

14. Make AJAX cacheable

 

Fuente: http://www.tendenciasmarketingonline.com/

Estándar
Uncategorized

Vuelta al cole con mochila digital

Móviles, tabletas y consolas no son enemigos del estudio, aunque pueden distraer. Apple, que desde hace años hace descuentos a estudiantes y promueve el uso de sus aparatos en el ámbito educativo, cuenta con el aparato estrella, la tableta iPad. El precio, desde 479 euros, no invita a convertirlo en herramienta obligatoria a pesar de tener cada vez un abanico mayor de programas educativos.

CourseNotes ayuda a tomar apuntes, de los de siempre, pero con complementos multimedia. Permite ordenar por asignaturas, fecha e importancia. Muy práctico, cuesta 3,99 euros. Penultimate es parecido, pero adaptado a los que quieren tener la sensación de usar un bolígrafo sobre papel en pantalla. Reproduce el trazo. Eso sí, es más asequible, 1, 59 euros.

inClass coordina el horario e incluye una alarma para no llegar tarde. Y es gratuito. Por 2,39 euros se puede comprar algo más completo, iStudiezPro: un organizador de deberes, horarios y número de horas dedicadas al estudio. En Android Market, tanto para teléfonos como para tabletas se encuentran programas similares, uno de ellos es Homework.

Mercedes Pereda, directora del colegio SEK El Castillo, ha asumido el reto de reducir el peso de la mochila. Los alumnos de primer curso de Secundaria han pasado de cargar una media de cinco kilos a solo dos. “Todo el temario está en la nube, siguen teniendo cuadernos, pero no transportan libros. En clase se conectan con el portátil, que se queda en el centro, y en casa pueden seguir desde donde lo dejaron”. Entre las bondades de la tecnología en las aulas destaca que nota a los alumnos más motivados. “Tenemos menos problemas de atención y comportamiento”.

En este mismo centro han comenzado a utilizar la tableta de Apple en educación infantil para que los más pequeños dibujen. “Nos ayuda a controlar la grafomotricidad”, expone Matilde Castro, coordinadora de Tecnologías de la Información y Comunicación. En Primaria se usa en clase de música, para distinguir los instrumentos. “Hasta creamos conciertos con iPad”. Esta experta también aconseja los robots de Lego “por su interés para aprender lógica y programación”.

Los alumnos de primer ciclo de Secundaria usan Kinect, un complemento para la consola XBOX 360 de Microsoft para combinar la práctica de idiomas y la coordinación psicomotriz.

En su opinión no tiene sentido excluir los aparatos de espíritu lúdico de la escuela. “Al contrario, son la mejor vía para el aprendizaje. Si aprenden jugando, interiorizan el conocimiento de manera amigable”.

En el colegio Los Olmos de Madrid han adoptado la Nintendo DS como parte del programa de matemáticas. Maths Training les ha ayudado a que los números se atraganten menos.

AfterZoom combina la realidad aumentada con la química y el conocimiento del medio. El juego, descargable para Nintendo DSi y 3DS por cinco euros, convierte la cámara en un microscopio de gran poder. Se retrata un alimento, se enfoca y poco después se tiene de manera desmenuzada (y algo novelada) qué microorganismos la componen, con las bacterías que existen en la actualidad. Al momento se convierten en personajes a los que cuidar y dar de comer. Cuanto mejor se conozca la tabla periódica con más acierto se les alimentará.

La pequeña consola de Sony, PSP, tiene entre los más vendidos del catálogo un título dedicado al aprendizaje de inglés: Play English. Cuesta 29,99 euros y se vende en Italia, Alemania y Francia, pero se hizo en España, en los estudios de Tonika y con la guía de Vaughan Systems en el aspecto académico. Destaca por su capacidad para adaptarse al nivel del jugador-alumno.

Ya no es el último grito, pero el ordenador sigue siendo el gran aliado. En la Red sobran los recursos. Google tiene algunos atajos que ayudan. Por ejemplo, si se escribe una fórmula matemática en el buscador, la primera respuesta será el resultado a la cuenta propuesta. Lo mismo sucede con el cálculo de medidas y cambios de moneda. Basta con teclear “300 kilos en libras” o “150 dólares en euros” para obtener el dato actualizado con la cotización del día. Además de contar con un amplio traductor: inglés, francés, alemán… hay uno, el de latín, que puede resultar práctico con unos de los huesos de Secundaria. Muchas de las lecturas obligatorias son clásicos que se leen gratis en GoogleBooks.

Todas estas facilidades abren la puerta a la gran tentación del estudiante, el plagio. Los profesores también pueden encontrar aliados en tres programas que detectan si alguien hizo los deberes por sí mismo o hizo trampas. Entre los más fiables están Plagium, Aprobo y DocCop. En Internet se puede detectar al instante con The CopyScape.

Y los padres que no terminen de fiarse de sus hijos pueden instalar MySpy (solo con móviles que funcionan con Android). De manera discreta, hace una llamada que se descuelga y comprobarán si sus vástagos están en clase o se quedaron en la cama.

Fuente: elpais.com

Estándar